Restaurante Coal Vaults

Lo mejor en tu mesa

Salmón al estragón

No hay pescado más popular que el salmón. Su suave sabor gusta hasta los más reacios a comer pescado, y además, es una gran fuente de ácidos grasos omega 3. ¿Quieres saber cómo prepararlo? Te enseñamos nuestra receta.

Con el salmón (pero en crudo) se pueden elaborar unos rollitos de sushi, como los que nos enseñan a hacer en la página www.ohsushi.es.

Salmón al estragón

Si no te va demasiado el pescado crudo, lo puedes cocinar de varias maneras diferentes: asado al horno, cocido, al vapor, frito, a la parrilla, al papillote, etc.

Lista de ingredientes que vamos a necesitar:

Modo de elaborar la receta

En primer lugar, calentamos el horno a una temperatura de 180 grados con calor por arriba y por abajo.

En una sartén, derretimos la mantequilla calentándola a fuego medio, y cuando esté caliente añadimos los vegetales cortados en tiras para pocharlos.

Los sazonamos con sal y pimienta negra y los dejamos unos minutos hasta que se reblandezcan pero que sigan triscones (sin que estén tiernos del todo)

Cortamos 4 trozos grandes de papel de aluminio para envolver el pescado, y repartimos de forma equitativa los vegetales en cada papel.

Sobre los vegetales colocamos el filete de salmón limpio y ponemos encima una ramita de estragón. Lo sazonamos con un poquito de sal y vertemos por encima del pescado un chorrito de vino, vermut o jerez, lo que más nos guste, con cuidado de que no se salga el líquido afuera.

Envolvemos el pescado con el papel de aluminio hasta formar un paquetito. Colocamos los paquetitos sobre una bandeja para horno y los introducimos en el horno durante 25-30 minutos.

Pasado ese tiempo, sacamos un paquetito y comprobamos su cocción abriéndole, con cuidado de no quemarnos con el vapor del interior. Si el salmón tienen un color opaco, la cocción se finalizaría.

Se abren todos los paquetes y se sirve directamente con el papel de aluminio.

Notas.

Esta receta se puede hacer con otro tipo de pescado azul, con lubina, bacalao, merluza o cualquier pescado que tenga una piel firme.

Además, el estragón se puede sustituir por otra hierba aromática que nos guste más, o se puede combinar para añadir más sabor.