Restaurante Coal Vaults

Lo mejor en tu mesa

Pollo asado al limón y orégano

El pollo es un producto muy asequible y sano que nos permite infinidad de formas de elaboración, algunas más complejas y otras tan sencillas como la que os vamos a enseñar a hacer en este artículo. Queremos enseñaros a hacer un delicioso pollo asado con limón y orégano, ingredientes excepcionales para potenciar el sabor de esta carne.

Desde hace muchos siglos, el limón o el vinagre, mezclándolos con aceite, han sido ingredientes indispensables en la conservación de la carne durante más tiempo.

Pollo asado al limón y orégano

El limón contribuye a descomponer las proteínas de la carne, lo que hace que ésta quede más tierna cuando se usa en una receta, por lo que con este ingrediente conseguiremos un pollo realmente excepcional.

Para su elaboración necesitaremos estos ingredientes:

La carne del pollo se puede sustituir en esta receta por la del conejo, otra carne muy saludable. Tienes más recetas con conejo en la web http://conejoalajillo.org. Y si no te gustan algunas de estas verduras, siempre podrás incorporar aquellas que prefieras, como zanahorias, brócoli, guisantes, etc.

Modo de elaboración

El primer paso será precalentar el horno a 200 grados. Sazonamos el pollo con sal y pimienta y en una sartén antiadherente echaremos un poco de aceite y añadiremos todas las verduras, dejando que se salteen durante unos minutos.

Incorporaremos el pollo y lo freiremos un poco hasta que se vayan dorando por cada lado, algo que no nos debería llevar más de 4 minutos por cada lado.

En una fuente para horno pondremos las verduras que hemos sofrito a modo de cuna y un poco de aceite de oliva. Sobre esta cuna pondremos el pollo y lo pincharemos por todos lados con un tenedor para que se haga mejor en el horno y penetren bien los sabores en su interior.

Incorporaremos el orégano al zumo de limón y lo mezclaremos bien y lo verteremos en la bandeja, sobre todo cubriendo bien las piezas de pollo. Los agujeros que le hemos hecho al pollo harán que esta mezcla penetre en su carne y de un sabor excepcional.

El azúcar moreno lo diluiremos en el vino y naparemos las piezas de pollo con esta mezcla. Este pequeño truco hará que el pollo tenga un toque crujiente que nadie se esperará.

El siguiente paso es meter la bandeja en el horno y hornearla unos 12 minutos, dándole la vuelta a todos los muslos a los 6 minutos de comenzar su horneado, de esta forma nos aseguramos que se hacen de manera homogénea.

No hay que olvidarse de dejar reposar el pollo durante unos minutos dentro del horno hasta que el caldo se reduzca un poco. Como has visto se trata de una receta muy fácil de hacer, no lleva mucho tiempo y es muy barata, por lo que podrás incluirla en tu dieta siempre que quieras. ¿Te animas a prepararlo?