Restaurante Coal Vaults

Lo mejor en tu mesa

Conejo a la cazadora

El conejo es una carne blanca que resulta muy popular en algunas regiones de nuestro país. La carne es muy parecida a la de las aves de corral, y es una alternativa bastante económica a las carnes rojas.

El conejo es conocido por su alto contenido en proteína. Una ración de 100 gramos tiene 28 gramos de proteína, más que la carne de ternera o de pollo. También aporta una gran cantidad de hierro. Una porción contiene más de 4 mg.

Conejo a la cazadora

Adicionalmente, la carne ofrece una amplia gama de minerales. Los niveles más altos incluyen 204 mg de fósforo y 292 mg de potasio. En cambio, tiene muy pocas calorías. Una porción contiene sólo 147 calorías.

Si hay una receta característica, esta es el conejo a la cazadora. ¿Sabes cómo se hace? Sigue leyendo.

Ingredientes que necesitamos

¿Cómo hacer la receta?

Compramos un conejo entero en la carnicería y le pedimos que nos le trocee en varios trozos. En casa lo lavamos bien y lo sazonamos con sal y pimienta negra.

Ponemos un poco de harina en un plato y pasamos el conejo hasta cubrirlo por completo.

Preparamos una sartén con abundante aceite de oliva, y lo ponemos a calentar a fuego fuerte. Cuando esté bien caliente, vamos añadiendo el conejo para que se fría. De vez en cuando le damos la vuelta para que se cocine por los dos lados.

Una vez que tenemos el conejo bien dorado, lo retiramos a una cazuela aparte.

En el mismo aceite que hemos utilizado para freír el conejo, freímos el pan y las almendras hasta que estén tostados. Los sacamos y colocamos en la cazuela con el conejo.

En el mismo aceite que tenemos, añadimos la cebolla picada, los tomates rallados, los ajos y el pimiento en trozos pequeños. Dejamos que se sofría todo durante 10 minutos, hasta que coja color.

Retiramos este sofrito con una espumadera y lo añadimos al conejo. Ponemos a calentar la cazuela con el conejo y vertemos el vino tinto y un vaso de agua en el que diluiremos el azafrán.

Sazonamos generosamente y dejamos que cueza tapado a fuego lento durante una hora, hasta que el conejo esté tierno y la salsa se haya reducido a la mitad. Este plato se puede servir acompañado de una guarnición de patatas panaderas o fritas.