Restaurante Coal Vaults

Lo mejor en tu mesa

Cómo limpiar una sartén en la que se pega todo

Aunque sean de buena calidad, con el paso del tiempo y el uso, las sartenes van perdiendo sus propiedades, especialmente las de adherencia. Por eso hay ocasiones en las que la comida se nos suele pegar en ellas, especialmente las salsas o las recetas que hacemos con huevo como una tortilla o algún rebozado.

Por ello, queremos compartir contigo una serie de trucos que te permitirán limpiar las sartenes de una forma mucho más rápida y con lo que conseguirás dejarlas en perfecto estado. De esta forma conseguirás que no se te pegue la comida.

Cómo limpiar una sartén en la que se pega todo

Cómo limpiar correctamente una sartén

Comenzamos con algo que no es precisamente un truco pero sí un consejo muy útil para tenerlo muy en cuenta. Cuando compramos una sartén no debemos utilizar un estropajo para limpiarla y mucho menos un estropajo de aluminio dado que rallaremos la superficie y acabaremos con las propiedades antiadherentes del menaje.

Si rallamos el antiadherente de una sartén hará que los alimentos se peguen y se vaya incrustando la grasa poco a poco. Otro punto importante es que cuando acabemos de utilizar la sartén no la metamos bajo el grifo de agua fría dado que tanto la capa de teflón o antiadherente o incluso el metal podría llegar a verse afectado por el brusco cambio de temperatura.

Uno de los trucos más clásicos es el de poner la sartén en el fuego y cuando esté muy caliente echaremos un buen puñado de sal y pondremos una tapa. La dejaremos que se caliente hasta que ésta se haya ennegrecido.

En ese momento retiraremos la sal y limpiaremos la sartén con un trapo y ya estará lista para volver a ser utilizada. Seguro que habrás escuchado este truco de tu madre o tu abuela, siendo uno de los más conocidos a la hora de limpiar una sartén.

El bicarbonato es un producto muy efectivo a la hora de limpiar una sartén y es muy fácil de conseguir unos buenos resultados. Lo que hay que hacer es echar un poco en la sartén y después agua y dejamos que actúe durante dos o tres horas, sobre todo si tiene grasa muy incrustada de hace tiempo, la cual se retirará muy fácilmente después de ese tiempo.

Otra alternativa es hacer lo mismo pero poner el agua a calentar y cuando esté hirviendo se le echan dos cucharadas de bicarbonato y medio vaso de vinagre. Esta mezcla hay que dejarla al fuego unos diez minutos y después se puede fregar con total normalidad.

Para finalizar, os dejamos con un truco muy sencillo que consiste en echar agua en la sartén, ponerla a fuego medio y echarle un generoso chorro de lavavajillas.

Lo dejaremos unos 10 minutos al fuego y el poder del lavavajillas hará el resto, desincrustará la grasa más resistente y nos permitirá lavarla cómodamente y retirar cualquier resto de grasa que tenga, por adherida que esté.

Ahora ya sabes algunas maneras de poder dejar las sartenes de tu casa completamente limpias y usarlas sin miedo a que vuelvan a pegarse los alimentos.