Restaurante Coal Vaults

Lo mejor en tu mesa

Receta de albóndigas húngaras

Poner un toque de cocina internacional en nuestra mesa es algo que puede sorprender a nuestros comensales, sobre todo si suelen estar acostumbrados a comer siempre lo mismo. Por eso queremos compartir con todos vosotros una receta muy especial de albóndigas húngaras.

Es una deliciosa elaboración donde la carne juega un papel protagonista y la forma de elaboración hará que queden muy jugosas. Por ello, seguramente que cuando las pruebes las incluirás en tu recetario porque están deliciosas.

Receta de albóndigas húngaras

La gastronomía húngara tiene muchas influencias gastronómicas, e históricamente ha sabido ir adoptando las tendencias culinarias de otros países como Italia, Alemania, algunos países de Asia o influencias Eslavas.

Para la elaboración de este plato necesitamos estos ingredientes:

Para la salsa necesitaremos estos ingredientes:

Modo de elaboración

Lo primero que hay que hacer es precalentar el horno a unos 150 grados y mientras adquiere temperatura vamos preparando los ingredientes de las albóndigas colocándolos en un bol, menos el aceite de oliva.

Después de mezclarlo todo podremos ir haciendo las albóndigas e ir colocándolas en un plato. Las meteremos en la nevera durante unos 20 minutos para que reposen y se asienten los ingredientes.

Tras ese tiempo echaremos aceite de oliva en una sartén y doraremos las albóndigas por todos lados y cuando estén hechas las dejaremos en un plato o bandeja con un papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.

En esa misma sartén incorporaremos un poco más de aceite de oliva y saltearemos la cebolla picada, el pimiento y el ajo durante un par de minutos, después incorporaremos las especias y lo removeremos, para que no se quemen.

Después añadiremos el vino y cocinaremos hasta que se evapore. El siguiente paso es removerlo bien e incorporar el tomate frito y el caldo de pollo, las albóndigas y lo llevaremos a ebullición.

Una vez hecho, prepararemos un molde de horno y echaremos todos los ingredientes y lo hornearemos durante una hora y cuarto aproximadamente, dejando después 10 minutos de reposo.

Sacaremos las albóndigas del horno y echaremos la salsa en un recipiente donde añadiremos media taza de nata o leche evaporada, lo removeremos y la echaremos sobre las albóndigas, que ya estarán colocadas en los platos o en una bandeja. Ahora ya solo queda echar por encima un poco de sal, pimienta y espolvorear con el perejil picado.